TU NO ESTAS SOLO O SOLA EN ESTE MUNDO SI TE HA GUSTADO UN ARTICULO, COMPARTELO, ENVIALO A FACEBOOKM A TWITTER U OTRAS REDES SOCIALES

Sunday, July 19, 2009

salud ¿Es posible retardar el envejecimiento? Resultados con dieta y un fármaco

Resultados con dieta y un fármaco

¿Es posible retardar el envejecimiento?
Dos estudios abordan el tema.

El País, Madrid
 

Restringir la ingesta de calorías prolonga la vida en monos

Ya se había observado en otros animales, pero se confirma en estos mamíferos. Los autores reconocen que será difícil probar esta misma relación en humanos. Los animales que comían un 30% tenían menos cáncer, diabetes y problemas de corazón


Canto, de 27 años, y Owen, de 29, con una dieta normal (Foto: Jeff Miller | Univ. Wisconsin) 

MARÍA VALERIO

Sin necesidad de píldoras mágicas ni pastillas. La fórmula de la ''eterna juventud'' podría estar al alcance de cualquiera. Un estudio realizado con monos durante más de 20 años ha confirmado lo que ya se había visto hasta ahora con otras especies animales (moscas o roedores, entre otros), que restringir la ingesta de calorías puede prolongar considerablemente la esperanza de vida.

A pesar de la buena noticia que representan, los resultados de este trabajo, que se acaba de publicar en la revista ''Science'', son difícilmente aplicables a los humanos. Y así lo advierten los autores, dirigidos por Richard Weindruch, de la Universidad de Wisconsin-Madison (EEUU): "Los efectos de limitar las calorías en la esperanza de vida de los humanos puede que no lleguen nunca a conocerse".

El trabajo comenzó en 1989 en los laboratorios del Centro de Investigación de Primates de Wisconsin con 30 ejemplares de mono de la especie macaco Rhesus (''Macaca mulatta'') que tenían por entonces entre siete y 14 años de vida (la media para esta especie suele rondar los 27 años en cautividad; hasta un máximo de 40). La muestra de animales se amplió en 1994 con otros 46 ejemplares de la misma familia con la idea de aumentar la potencia estadística de los resultados.

La mitad de ellos ha seguido una dieta normal durante este tiempo, mientras que al resto se le ha sometido a lo que se conoce como ''restricción calórica'', una reducción de la cantidad de calorías hasta llegar a un 30% pero sin llegar a niveles considerados como desnutrición. El objetivo del trabajo era no sólo confirmar que los animales eran más jóvenes en apariencia, sino que esta dieta ''light'' tuvo algún efecto en los paramétros fisiológicos asociados al envejecimiento. Es decir, que no sólo parecían más jóvenes, sino que lo eran biológicamente.

Y para ello, se midieron algunas de las enfermedades más característicamente asociadas al envejecimiento (no sólo en los macacos, sino también en los seres humanos); es decir, diabetes, cáncer, enfermedades cardiovasculares y una cierta atrofia cerebral o disminución del volumen de ciertas áreas del cerebro provocado por los años.

Ni diabetes, ni cáncer...

En todas estas parcelas, los monos con restricción de calorías eran más jóvenes. Ninguno de ellos presentó problemas en el metabolismo de la glucosa ("hemos visto una prevención completa de la aparición de diabetes"), se detectaron un 50% menos de casos de cáncer (el adenocarcinoma intestinal es el tumor más habitual en estos monos) y tampoco se observó un descenso del volumen en las regiones del cerebro más afectadas con la edad (como las que ejecutan funciones relacionadas con la memoria y la resolución de problemas).

En total, como señala el equipo de Weindruch, un 37% de los animales que comían de todo murió por alguna causa relacionada con el envejecimiento frente a sólo el 13% de los animales con pocas calorías, lo que supone un tercio menos.

De los 33 animales que sobreviven en la actualidad, 20 se mantienen con esa dieta hipocalórica, y el más viejo de los ejemplares ha cumplido ya los 29 años. En total, han sobrevivido el 80% de los ejemplares ''a dieta'' y sólo el 50% de los que han sido alimentados de forma habitual.

La primera vez que se observó el efecto que esta estrategia dietética podía tener en un organismo corría el año 1935. Se trataba de un trabajo con ratones, pero no fue hasta la década de los noventa cuando la idea empezó a valorarse seriamente desde el punto de vista científico, estudiando la posibilidad de que una menor ingesta de nutrientes pudiese retrasar el proceso de envejecimiento.

Hasta ahora (y probablemente seguirá siendo así en el futuro) no se ha realizado ningún trabajo de este tipo en humanos. Sin embargo, los autores consideran que por las similitudes "fisiológicas, anatómicas y de comportamiento" entre los macacos y el ser humano, ésta es la experiencia que más se aproxima. La clave, según sugieren en el trabajo, está en la relación entre la respuesta del organismo a los nutrientes que lo alimentan y una serie de moléculas implicadas en el envejecimiento de los tejidos, como mTOR, SIRT1 y PGC-1. De hecho, algunas de estas vías están relacionadas con la aparición de cáncer, por lo que algunos estudios también han apuntado que limitar el flujo de nutrientes que alimentan al tumor también podría tener un cierto efecto antitumoral.

El Mundo, España

Menos calorías para retrasar el envejecimiento

Un estudio realizado en monos sugiere que la dieta controlada puede alargar la vida.

ALICIA RIVERA  -  Madrid 
 
Un estudio realizado durante 20 años con monos sugiere que el consumo reducido de calorías en la dieta retrasa el envejecimiento y alarga la vida en los primates. La restricción calórica aplicada a los sujetos de la investigación es de un 30% aproximadamente respecto a la norma, lo que está muy lejos de la malnutrición, advierten los investigadores autores del trabajo, que se da a conocer en la revista Science. Investigaciones precedentes con levaduras, gusanos, moscas y roedores ya habían sugerido que la reducción de calorías podía tener un impacto positivo en la salud. Ya en 1935, un estudio indicaba este efecto, pero "dados los obvios paralelismos entre macacos Rhesus y humanos, los efectos beneficiosos de una dieta baja en calorías bien pueden darse también en personas", afirman los autores del trabajo en su artículo.

Los científicos Ricki Colman y sus colegas iniciaron su estudio en 1989, en el Wisconsin National Primate Research Center, dividiendo los monos -de siete a 14 años de edad- en dos grupos: uno sometido a dieta de bajas calorías y otro normal, de control. El experimento comenzó fijando la dieta normal y luego se fueron reduciendo las calorías en la alimentación del grupo de macacos Rhesus correspondiente en un 10% cada tres meses hasta alcanzar el 30%.

En concreto, en los 20 años del estudio, explican los investigadores de la Universdiad de Wisconsin, ha sobrevivido la mitad de los animales a los que se ha permitido comer libremente, mientras que siguen vivos el 80% de los que han recibido la misma dieta pero un 30% menos calorías. Los resultados indican que el 37% del grupo de control ha fallecido por causas relacionadas con el envejecimiento, frente al 13% del grupo de monos sometido a restricción de calorías. Esto significa, concluyen los investigadores, que los monos fallecidos del primer grupo -el que ha seguido una alimentación normal- han sufrido una tasa de muerte tres veces superior a los otros debido a patologías relacionadas con el envejecimiento, como diabetes, cáncer, enfermedades cardiovasculares y atrofia cerebral.

"Las marcadas similitudes anatómicas, fisiológicas y de comportamiento entre primates humanos y no humanos hace que los segundos sean especialmente apropiados para profundizar en el conocimiento de la biología del envejecimiento de las personas", explican los autores de la investigación.

El experimento arrancó, en 1989, con 30 macacos Rhesus y en 1994 se añadieron otros 46. Actualmente el estudio continúa con 33, 13 de los cuales siguen comiendo libremente mientras que 20 están con una dieta de bajas calorías. Los macacos viven, como media, una 27 años en cautividad y el más viejo que sigue en la investigación ha cumplido los 29.

Para realizar la investigación, todo mono fallecido durante la misma fue sometido a una necropsia completa por parte de un equipo de patólogos para diferenciar claramente la mortalidad por las causas señaladas, relacionadas con la edad.

El efecto de la dieta controlada sobre la diabetes es notable. "Hemos observado un efecto total de prevención de la enfermedad", afirma Richard Weindruch, uno de los científicos del equipo. También la incidencia de tumores cancerosos y de enfermedades cardiovasculares -asociadas al envejecimiento tanto en monos como en humanos- ha sido la mitad en los animales a dieta que en los que han tenido una alimentación libre. En cuanto a la salud del cerebro, es mejor en los animales que comen menos calorías. "Parece que la dieta conserva el volumen del cerebro en ciertas regiones. No es un efecto global, pero el hallazgo nos ayuda a comprender si este tratamiento nutricional tiene efecto en la pérdida de neuronas, en el envejecimiento", comenta el neurólogo Sterling Johnson, también miembro del equipo.

Las regiones del cerebro responsables del control motor y funciones ejecutivas como la memoria y la resolución de problemas, parecen mejor conservadas en los animales que consumen menos calorías, afirman los científicos."Tanto la velocidad motora como la mental se ralentizan con la edad", explica Johnson. "Y estas son las áreas que hemos encontrado mejor conservadas. Aún así no podemos afirmar que una diferencia en la dieta está asociada con cambios funcionales porque esos estudios no están aún concluidos. Lo que sabemos por ahora es que hay diferencias regionales en la masa cerebral que parecen estar relacionadas con la dieta".


 

Hallado el primer fármaco que alarga la vida en los mamíferos

La rapamicina ya se usa como inmunosupresor en personas trasplantadas.

JAVIER SAMPEDRO  -  Madrid

Científicos norteamericanos han hallado el primer fármaco capaz de prolongar la vida de un mamífero, el ratón en este caso. Es el primer éxito del ITP, o Intervention Test Program, un plan sistemático de los Institutos Nacionales de la Salud de EEUU para buscar fármacos anti-edad entre los que ya están en uso para otros propósitos. El medicamento es la rapamicina, un inmunosupresor de uso común en pacientes que han recibido un trasplante. Los ratones la empezaron a tomar a una edad avanzada, y el tiempo que les quedaba de vida se alargó un 28% (en los machos) y un 38% (en las hembras).

"Por comparación, estos efectos son similares a los que tendría en el ser humano prevenir ''''todas'''' las muertes por ateriosclerosis y todas las muertes por cáncer", explica a EL PAÍS David Harrison, el principal autor del estudio que se presenta hoy en Nature .

Los ratones empezaron a tomar la rapamicina cuando tenían 600 días de edad, "más o menos equivalente a una persona de 60 años", calcula Harrison. En un país occidental esa persona espera vivir otros 25 años como promedio. Si los resultados pudieran extrapolarse, la rapamicina le regalaría otros 7 años si fuera un hombre, y otros 10 si fuera una mujer.

"Otra forma de verlo", añade Harrison, "es que la edad a la que se muere el 90% de los ratones se incrementa entre el 9% y el 14%, según el sexo". El dato muestra que la rapamicina no sólo incrementó la vida media de los ratones, sino también la vida máxima, el tope de edad característico de cada especie.

En nuestra especie, la vida media puede duplicarse de 40 a 80 años evitando las infecciones -como ha pasado en Occidente en el siglo XX-, pero las personas que alcanzan los 110 años siguen siendo tan raras como siempre (la marca está en 124 años, y la ostenta una fumadora francesa que conoció a Van Gogh). La rapamicina, en nuestra hipotética extrapolación, también aumentaría el número de personas que alcanzan los 110 años, aunque seguirían siendo una rareza.

Muchas personas trasplantadas han tomado rapamicina para evitar el rechazo de su nuevo órgano. ¿Hay alguna evidencia de que eso haya retrasado su envejecimiento? "¡Espero que un demógrafo cualificado haga ese estudio!", responde el científico americano. Harrison también recuerda a los médicos y científicos que pueden proponer al programa ITP otros fármacos candidatos (por si el lector es uno de ellos: http://www.nia.nih.gov ).

 

Fuente:
Difundan libremente  este artículo
CONSULTEN, OPINEN , ESCRIBAN .
Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en "Responsabilidad Social Empresarial" de la ONU
Diplomado en "Gestión del Conocimiento" de la ONU
 
www.consultajuridica.blogspot.com
www.el-observatorio-politico.blogspot.com
www.lobbyingchile.blogspot.com
www.calentamientoglobalchile.blogspot.com
www.respsoem.blogspot.com
Oficina: Renato Sánchez 3586 of. 10
Teléfono: OF .02- 2451113 y  8854223- CEL: 76850061
e-mail: rogofe47@mi.cl
Santiago- Chile
Soliciten nuestros cursos de capacitación  y consultoría en LIDERAZGO -  GESTION DEL CONOCIMIENTO - RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL – LOBBY – ENERGIAS RENOVABLES   ,  asesorías a nivel nacional e  internacional y están disponibles  para OTEC Y OTIC en Chile

Cómo elegimos lo que escuchamos

Cómo elegimos lo que escuchamos

¿Sólo escuchamos lo que queremos escuchar?

  • Los individuos prefieren escuchar aquellos puntos de vista más cercanos a los suyos.
  •  Las personas que confían en sus propias ideas están más abiertas al debate.

El Mundo, España
 

LAURA TARDÓN

No todo lo que escuchamos se procesa en el cerebro. ¿Cómo elige este órgano la información con la que se queda y bajo qué criterios rechaza el resto de los mensajes? Una revisión repasa 91 estudios que analizan esta cuestión y concluye que la mayor parte de las veces, los individuos tienden a evitar la información que contradice lo que ya piensan, aunque existen ciertos factores que motivan a buscar otros puntos de vista.

La conclusión principal que se extrae de dicha revisión es que, por lo general, la población prefiere validar sus opiniones con otras semejantes antes que buscar la verdad. "Los resultados de este trabajo nos pone en alerta con respecto a la alta probabilidad que tenemos para evitar conocer la verdad y esto puede ser un problema en un montón de situaciones", explica a elmundo.es Dolores Albarracín, autora principal de la revisión. "A veces, se toman decisiones equivocadas por basarse en información equivocada".

Un ejemplo que recoge el artículo publicado en ''Psychological Bulletin'', de la Asociación Psicológica Americana, se centra en aquellas personas que están muy comprometidas con la religión. "Normalmente, evitan el contacto con información o individuos que pueden alejarles de su doctrina", según cuentan los investigadores de la Universidad de Illinois (EEUU) y de la de Florida (EEUU).

"Queríamos comprobar en qué medida la gente está dispuesta a buscar la verdad a pesar de que pueda contradecir sus opiniones previas", insiste Albarracín. En total, los 91 estudios implicaban a unos 8.000 individuos. De estos, el 67% seleccionaba aquellos mensajes afines a sus ideas y el 33% consideraba otros puntos de vista contrarios o los suyos.

Tal y como señala Fernando Chacón, profesor titular de Psicología Social, esto se conoce como atención o percepción selectiva. "Se atiende más a aquellos puntos de vista que apoyan el nuestro. Ocurre con lo que escuchamos y también con lo que leemos, como, por ejemplo, en un periódico. Atendemos más y también lo memorizamos mejor. Nuestro sistema cognitivo tiene tanto que hacer que sólo realiza el esfuerzo de escuchar otras posturas e incluso cambiar de opinión cuando realmente es importante para el individuo".

"Muchas veces, los cambios en nuestras ideas implicarían cambios en nuestra forma de vivir y nuestra manera de relacionarnos... Demasiados cambios", añade la responsable de la revisión.

"Quizás el individuo tenga su refuerzo a nivel bioquímico con un aumento de la dopamina (a nivel bioquímico, las experiencias placenteras, como un abrazo o un beso, se deben a un aumento de dopamina), pero esto no está demostrado", indica Ambrosio Miralles, jefe de sección de Neurología del Hospital Infanta Sofía (San Sebastián de los Reyes, Madrid).

Estos resultados ponen fin al antiguo debate sobre si la gente selecciona conscientemente la información que contradice la suya o si, por el contrario, simplemente está expuesta más a menudo a ideas similares a las propias porque tienden a estar rodeados de personas con una mentalidad parecida. "No sólo escuchamos aquello que no nos produce conflicto, también buscamos lo que queremos oir o leer, por ejemplo, cuando compramos un libro o cuando elegimos un periódico y no otro", expone el doctor Miralles.

Factores que motivan a buscar la verdad

Entre los miembros incluidos en la revisión, existe un grupo específico de personas con la mente más cerrada. "Estos optarán por la información que confirme su postura en el 75% de los casos", señalan los autores en artículo. "En parte, se debe a la inseguridad con sus propias ideas y a la ansiedad que experimentan al ser contradichos. Suelen ser dogmáticos e inseguros, especialmente en los temas en los que no existe una verdad absoluta", argumenta Dolores Albarracín, profesora de Psicología de la Universidad de Illinois.

Por ejemplo, en política, religión o ética, "no nos sorprende que la mayor parte de los individuos muestren mayor resistencia a los nuevos puntos de vista", apuntan los autores de la revisión.

Es más probable que quellas personas que tienen más confianza en sus propias creencias escuchen opiniones contrarias y estén más abiertos al debate, según la revisión.

Independientemente del perfil, hay dos factores que motivan a la búsqueda nuevos puntos de vista. "Tener que defender en público las ideas propias, lo que requiere conocer las de los contrarios para poder rebatirlas, y cuando lo que está en juego es muy importante para el individuo".

"Existe un estudio de hace varios años realizado en la guerra del Líbano. Tenían las calles divididas. La opinión favorable en un bando determinado es que la calle por la que tienen que pasar es suya. En teoría atenderían a esta versión, pero como la gente se jugaba la vida quería información veraz", comenta Chacón.

Un ejemplo más común. "Si una casa te gusta mucho, buscas una opinión sincera antes de comprarla o si un amigo médico dice que debes operarte, aunque le aprecies mucho y confíes en él, seguramente acudas a otro especialistas antes de extirparte el estómago", exponen los autores.

Los especialistas de la revisión apuestan por enseñar a los niños a debatir desde pequeños. En España "existen programas piloto en algunos colegios orientados a fomentar la curiosidad de los niños por cosas nuevas y enseñarles a cuestionar la información que se les da", según el profesor Chacón



Fuente:
Difundan libremente  este artículo
CONSULTEN, OPINEN , ESCRIBAN .
Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en "Responsabilidad Social Empresarial" de la ONU
Diplomado en "Gestión del Conocimiento" de la ONU
 
www.consultajuridica.blogspot.com
www.el-observatorio-politico.blogspot.com
www.lobbyingchile.blogspot.com
www.calentamientoglobalchile.blogspot.com
www.respsoem.blogspot.com
Oficina: Renato Sánchez 3586 of. 10
Teléfono: OF .02- 2451113 y  8854223- CEL: 76850061
e-mail: rogofe47@mi.cl
Santiago- Chile
Soliciten nuestros cursos de capacitación  y consultoría en LIDERAZGO -  GESTION DEL CONOCIMIENTO - RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL – LOBBY – ENERGIAS RENOVABLES   ,  asesorías a nivel nacional e  internacional y están disponibles  para OTEC Y OTIC en Chile

adulto mayor

| ¿Qué son los "Promotores Voluntarios de Salud para Adultos Mayores"?

Actividades comunitarias: recurso eficiente y eficaz para la prevención en geriatría
Una novedosa experiencia comunitaria de promoción de la salud. Las enfermedades crónicas demandan un abordaje diferente del tradicional lo que requiere modificar paradigmas y facilitar el encuentro entre disciplinas. Todavía es posible imaginar nuevos dispositivos asistenciales y emplear la creatividad en salud.

Dr. Miguel A. Hadid; Lic. Silvia A. Kanje.

 

"Al oír tu discurso han dicho: ¡qué bien habla! Al oír el mío han corrido a empuñar las armas"
Demóstenes

Introducción

La morbimortalidad por patología cardiovascular, relacionada con la no adopción de hábitos saludables, viene aumentando en el mundo, a pesar de los ingentes recursos destinados a concientizar a la población. Es conocido, además, el impacto que se produce sobre la funcionalidad y la calidad de vida de los adultos mayores (AM), y el costo social y sanitario que conlleva.

Entre los AM, por otra parte, es de esperar una resistencia al cambio de hábitos aún mayor que en la población general.

Todo esto cuestiona la eficacia de las campañas preventivas y su eficiencia, y plantea un desafío a nuevas propuestas con mayores visos de efectividad.

Se ha cuestionado en la bibliografía la estrategia comunicacional empleada mayormente en las campañas educativas (4, 7, 8). En efecto, cuando el mensajero es un profesional, sobre todo médico, la población general tiende a valorar a la persona con respeto, pero no se identifica con ella, y se tiende a perder el efecto concreto de modificación de la conducta del receptor (4, 8, 10).

Estudios recientes demuestran un mayor efecto cuando el emisor es un enfermero, profesional con quien la población tiende a identificarse más que con el médico (9).

Por otra parte, la índole de las enfermedades crónicas que nos ocupan demanda un abordaje diferente por parte del médico del que está acostumbrado (3).

En la Unidad de Geriatría del Hospital General de Agudos J. M. Ramos Mejía se viene desarrollando desde 2002 una tarea de acercamiento e integración con la comunidad, que fue gestando tanto Talleres conducidos por profesionales, como un grupo de agentes comunitarios dedicados a la prevención. Son los Promotores Voluntarios de Salud para Adultos Mayores (PVSAM), en su mayoría AM, provenientes de la comunidad, quienes, capacitados y en formación permanente, realizan diversas tareas preventivas intra y extramurales, como Talleres, actividades en vía pública y escuelas, y docencia.

Los PVSAM se han transformado así en ejemplos vívidos del beneficio que genera la actitud participativa y el autocuidado. El común de los AM con quienes interactúan se identifican con ellos, y así son "contagiados" (1) por su actitud positiva transmitida horizontalmente, más que convencidos por un mensaje atemorizador llegado verticalmente desde un profesional.

El objetivo de este estudio es mensurar el impacto del mensaje educativo sobre la población añosa cuando es dado por agentes comunitarios entrenados en una acción planificada y organizada en concordancia con los postulados de la Atención Primaria de la Salud (APS).

Material y método

Estudio de diseño prospectivo, experimental, longitudinal.

Se analiza el efecto de tareas preventivas mensuales en paseos públicos, desarrolladas durante el año 2007 en la ciudad de Buenos Aires, realizadas mayormente por Promotores Voluntarios de Salud para Adultos Mayores (PVSAM) de la Unidad de Geriatría del Hospital J. M. Ramos Mejía.

Se distribuye la tarea en "postas": recolección de datos y entrega de material informativo, medición de peso, talla y perímetro de cintura, consejo médico, medición de tensión arterial, medición de glucemia, movimiento físico, y difusión antes y durante la tarea. Se completa la actividad con una llamada telefónica entre uno y cuatro meses ulterior al encuentro. El objetivo principal de la actividad es la promoción de hábitos saludables, aunque la tarea incluye la detección de problemas de salud. Como estrategia de trabajo, se respeta el mayor interés de los AM por la detección de enfermedades que por la promoción de la salud, y se introducen pautas preventivas de autocuidado aprovechando el proceso de identificación que generan los PVSAM.

Así, en lo primero, los controles de tensión arterial y glucemia son un atractivo que permite interrogar y actuar sobre el estilo de vida. En cuanto al segundo punto, casi todas las actividades son realizadas por PVSAM. Se aclara a los participantes que el encuentro continuará cuando alguno de esos mismos PVSAM que los invitan y reciben los llamará por teléfono para saber cómo siguen y qué cambios produjeron, si era necesario, en su estilo de vida.

Los recursos humanos son mayoritariamente los PVSAM, con participación de un médico de la Unidad de Geriatría y un enfermero del Programa de Salud para Adultos Mayores (PROSAM) del Ministerio de Salud del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires (este último fue retirado en 2008). Los recursos materiales son una balanza donada por los voluntarios, mobiliario aportado por el Centro de Gestión y Participación Comunal 3, medidor de glucemia, tiras reactivas y lancetas por el PROSAM (no en la actualidad), y material informativo y accesorios (manteles, carteles, infusiones, refrescos), por el grupo.

Aunque hubo diez encuentros desde marzo hasta diciembre, no se dispone de los datos de julio (registros extraviados en el PROSAM). En el mes de octubre no se pudo medir glucemias por una dificultad contingente. Los resultados que se informan incluyen todos los datos disponibles, con estas dos salvedades.

Resultados

De un total de 326 AM manifestaron cambios saludables 275 (84,36%) (p > 0,001). Sin embargo, dado que algunas personas presentaron más de un cambio, los cambios totales fueron 392 (120,95%) (p > 0,001).

Los cambios se distribuyeron del siguiente modo: dieta: 234 (71,78%) (p > 0,001); consultas / controles: 67 (20,55%) (p > 0,001); movimiento: 91 (27,91%) (p > 0,001).

Aprobaron la actividad 321 AM (98,47%), mientras que no opinaron 5 (1,53%).

Valoraron el consejo médico 128 (39,3%), el control de tensión arterial 74 (22,7%), el control de glucemia 54 (16,6%), el movimiento físico 35 (10,7%), el control ponderal 3 (0,9%), y la actividad en general (sin discriminar), 113 (34,7%).

 La detección de hipertensión arterial, diabetes y sedentarismo ascendió al 44% de los casos.


Discusión

Una visión abarcativa permite la asociación e interrelación de finalidades y medios gerontológicos y geriátricos, que se potencian mutuamente. Para conseguir esto hace falta una actitud abierta de los miembros del equipo (3, 4, 7), que facilite la interdisciplina. Citamos a Flichtentrei cuando menciona las "cuatro cegueras básicas" que entorpecen la transformación de la mentalidad profesional, imprescindible para abordar temas en los que lo biológico está tan involucrado como lo cultural, lo molecular tanto como lo económico:

Ceguera a los límites de su conocimiento específico.
Ceguera a los saberes ajenos.
Ceguera a todo cuanto no pueda reducir a sus esquemas de causalidad.
Ceguera a las críticas extradisciplinarias.

El reconocimiento de lo inacabado e incompleto de los saberes, su carácter provisorio y su replanteo crítico permanente son hoy un imperativo ético metodológico irrenunciable.

Disciplinas como la enfermería, la asistencia social, la nutrición, la antropología, la sociología o la psicología no pueden quedar marginadas de las iniciativas de prevención cardiovascular. Ignorarlas no sólo empobrece nuestros resultados sobre los pacientes, nos degrada como profesionales capturados en una ingenua ilusión omnipotente (3).

Aunque esta presentación se refiere a un objetivo geriátrico, la tarea sólo se puede lograr si se construye paralelamente (y necesariamente) un grupo en el que la participación comunitaria sea real. El respeto a los roles profesionales es invariable, pero los agentes comunitarios adquieren a su vez un lugar que también merece ser respetado y, aún más, inicialmente estimulado.

La bibliografía es abrumadora en el relato de campañas de prevención, pero comparativamente muy escasa en cuanto a la evaluación de sus resultados (2, 5, 9, 10). Nos hemos encontrado con centenares de AM que ya habían recibido información sobre hábitos saludables y no saludables, pero no habían modificado sus conductas.

¿Por qué casi el 85% de ellos emprendieron el camino del autocuidado responsable?

Las variables en juego son demasiadas (7), y no pretendemos haberlas aprehendido como para postular conclusiones científicas. Pero estamos persuadidos de que el protagonismo de los agentes comunitarios y su actitud positiva, que invita a unirse a lo que hacen y no pontifica sobre lo que habría que hacer, que muestra que la vida puede mejorar ahora en lugar de adoptar el discurso ominoso de los profesionales sobre causas de muerte, es fundamental para que los mayores, la gente común, escuche a esos pares, esa otra gente común, y sencillamente haga lo que le conviene.

Conclusiones

Haciendo llegar a los AM el mensaje preventivo sobre estilo de vida saludable a través de agentes comunitarios se obtuvo un altísimo impacto con muy escaso costo.

Los participantes se manifiestan complacidos y algunos se van sumando a los talleres preventivos.

Los propios PVSAM, que en su mayoría son AM, se sienten gratificados y estimulados.

Queda pendiente el seguimiento a mediano y largo plazo de cohortes de AM incluídos en los talleres vs. los no incluídos.


Bibliografía:

1. Christakis, N. A.; Fowler, J. H. The Spread of Obesity in a Large Social Network over 32 Years. N Eng J Med, 371. July 26. 2007.
2. Dunn AL, Marcus BH, Kampert JB, Garcia ME, Kohl HW 3rd, Blair SN. Reduction in cardiovascular disease risk factors: 6-month results from Project Active. Prev Med. 1997 Nov-Dec;26(6):883-92.
3. Flichtentrei, D. Diez formas de fracasar en prevención cardiovascular. Intramed.net. Septiembre 2007.
4. Grandes G, Sánchez A, Torcal J, Sánchez-Pinilla RO, Lizarraga K, Serra J; PEPAF Group. Targeting physical activity promotion in general practice: characteristics of inactive patients and willingness to change. BMC Public Health. 2008 May 22;8:172.
5. Kaczorowski J, Chambers LW, Karwalajtys T, Dolovich L, Farrell B, McDonough B, Sebaldt R, Levitt C, Hogg W, Thabane L, Tu K, Goeree R, Paterson JM, Shubair M, Gierman T, Sullivan S, Carter M. Cardiovascular Health Awareness Program (CHAP): A community cluster-randomised trial among elderly Canadians. Prev Med. 2008 Jun;46(6):537-544. Epub 2008 Feb 14.
6. Simpson DR, Dixon BG, Bolli P; Healthy Heart Program. Effectiveness of multidisciplinary patient counselling in reducing cardiovascular disease risk factors through nonpharmacological intervention: results from the Healthy Heart Program. Can J Cardiol. 2004 Feb;20(2):177-86.
7. Schulz AJ, House JS, Israel BA, Mentz G, Dvonch JT, Miranda PY, Kannan S, Koch M. Relational pathways between socioeconomic position and cardiovascular risk in a multiethnic urban sample: complexities and their implications for improving health in economically disadvantaged populations. J Epidemiol Community Health. 2008 Jul;62(7):638-46.
8. Wang JS, Carson EC, Lapane KL, Eaton CB, Gans KM, Lasater TM. The effect of physician office visits on CHD risk factor modification as part of a worksite cholesterol screening program. Prev Med. 1999 Mar;28(3):221-8.
9. Wood DA, Kotseva K, Connolly S, Jennings C, Mead A, Jones J, Holden A, De Bacquer D, Collier T, De Backer G, Faergeman O; EUROACTION Study Group. Nurse-coordinated multidisciplinary, family-based cardiovascular disease prevention programme (EUROACTION) for patients with coronary heart disease and asymptomatic individuals at high risk of cardiovascular disease: a paired, cluster-randomised controlled trial. Lancet. 2008 Jun 14;371(9629):1973-4.
10. Zhao G, Ford ES, Li C, Mokdad AH. Are United States adults with coronary heart disease meeting physical activity recommendations? Am J Cardiol. 2008 Mar 1;101(5):557-61. Epub 2007 Dec 21.
 



Fuente:intramed
Difundan libremente  este artículo
CONSULTEN, OPINEN , ESCRIBAN .
Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en "Responsabilidad Social Empresarial" de la ONU
Diplomado en "Gestión del Conocimiento" de la ONU
 
www.consultajuridica.blogspot.com
www.el-observatorio-politico.blogspot.com
www.lobbyingchile.blogspot.com
www.calentamientoglobalchile.blogspot.com
www.respsoem.blogspot.com
Oficina: Renato Sánchez 3586 of. 10
Teléfono: OF .02- 2451113 y  8854223- CEL: 76850061
e-mail: rogofe47@mi.cl
Santiago- Chile
Soliciten nuestros cursos de capacitación  y consultoría en LIDERAZGO -  GESTION DEL CONOCIMIENTO - RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL – LOBBY – ENERGIAS RENOVABLES   ,  asesorías a nivel nacional e  internacional y están disponibles  para OTEC Y OTIC en Chile