TU NO ESTAS SOLO O SOLA EN ESTE MUNDO SI TE HA GUSTADO UN ARTICULO, COMPARTELO, ENVIALO A FACEBOOKM A TWITTER U OTRAS REDES SOCIALES

Tuesday, June 28, 2011

Pablo Alcalde ex presidente de La Polar renuncia al directorio tras querella presentada por La Polar

EL GESTOR DEL ESCANDALO LA POLAR

Pablo Alcalde renuncia al directorio tras querella presentada por La Polar

El abogado del ex director y ex presidente de la compañía dijo que Alcalde decidió renunciar "para así poder trabajar con total independencia en su defensa, llegar a la absoluta verdad de este caso y limpiar su nombre".

por La Tercera - 28/06/2011 - 17:17
Pablo Alcalde.

"Pablo Alcalde ha decidido renunciar al directorio para así poder trabajar con total independencia en su defensa, llegar a la absoluta verdad de este caso y limpiar su nombre", sostuvo Jorge Bofill, abogado de Pablo Alcalde, quien además era ex presidente de La Polar, cargo que dejó días después que estallara el caso el 9 de junio

En la mañana, La Polar presentó una querella criminal en contra de Pablo Alcalde, y de los ex gerentes Nicolás Ramírez, María Isabel Farah, y Julián Moreno, como también en contra de "todos quienes resulten responsables de la declaración de antecedentes falsos y la disimulación de los estados financieros de la compañía".

Fuente:

CONSULTEN, OPINEN , ESCRIBAN .
Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en "Responsabilidad Social Empresarial" de la ONU
Diplomado en "Gestión del Conocimiento" de la ONU
Diplomado en Gerencia en Administracion Publica ONU
 
  • PUEDES LEERNOS EN FACEBOOK
 
 
 CEL: 93934521
Santiago- Chile
Soliciten nuestros cursos de capacitación  y consultoría en GERENCIA ADMINISTRACION PUBLICA -LIDERAZGO -  GESTION DEL CONOCIMIENTO - RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL – LOBBY – COACHING EMPRESARIAL-ENERGIAS RENOVABLES   ,  asesorías a nivel nacional e  internacional y están disponibles  para OTEC Y OTIC en Chile

Una aventura adúltera

Una aventura adúltera

 

Escrito por Redactora   

martes, 28 de junio de 2011

Un artículo de Roberto Esteban Duque, sacerdote diocesano de Cuenca y doctor en Teología

Se está poniendo de moda como una especie de ideal, como una mutación requerida por los signos de los tiempos, más allá de toda libertad o dignidad, el oscuro arte de "poner los cuernos". Llevar una vida normal, morigerada, conforme a unos valores tradicionales, parece constituir en la mayoría de los ciudadanos españoles un síntoma inequívoco de mediocridad; peor, causa en muchos casos una incontenida vergüenza.

Después de abrir como cada día el correo electrónico, recibo un video que promociona la infidelidad matrimonial, invitando a una aventura adúltera a cuantos se encuentran sumergidos en algo tan tedioso y aburrido como es el matrimonio. La Sexta es la primera cadena en alojar en su programación un spot de Ashley Madison, una empresa de internet dedicada a proveer a sus abonados de relaciones extramatrimoniales con la mayor discreción.

 Es uno de tantos videos al uso. En un primer plano, un ramo de rosas; al fondo, una joven pareja comienza a desarrollar el apetito sensible, el placer del sentido del tacto -en el que cualquier placer se funda-, acariciándose las manos: "Esta pareja está casada. Pero no el uno con el otro. La vida es corta. Ten una aventura", dice el spot.

 Estamos ante lo que Lipovetski denominaba el "imperio de los efímero", la colonización del hedonismo como factor subversivo de la moral y las costumbres. Hay una verdadera obsesión por el goce del instante actual, desconectado de toda "arqueología" y de toda "prospectiva". Y lo peor no es que los tibios, quienes dudan entre la fidelidad o el adulterio, se vean tentados al engaño o consientan en él, sino que les será imposible recomendar a sus hijos una educación en el amor y la fidelidad cuando ellos mismos no están convencidos de ella, o incluso la repudian.

  ¿Es esto lo que queremos para nuestros hijos y lo que necesitan los jóvenes? ¿Vale la pena educar en la incapacidad para el compromiso definitivo, en la cosificación y trivialización de las relaciones, en la ilimitada intercambiabilidad de los afectos, propia del comercio carnal entre un hombre y una mujer? ¿Qué pensaríamos, aparte de avergonzarnos, si en lugar de una campaña invitando a la promiscuidad -algo lógico en una época pansexualizada y fundada en el dogma de la libertad sexual ilimitada- publicitasen una campaña de educación pro-castidad y pro-fidelidad? ¿Es tan insólito ser heterosexual, defensor de la vida, religioso, fiel y respetuoso de las buenas costumbres?

 Si alguien se ve perjudicado por esta supuesta liberación o permisividad sexual es la propia mujer. Ella desea una relación profunda y estable, que desarrolle una mayor imbricación de lo físico con lo emocional y moral. El tipo de sexualidad trivializada, de fácil y rápido consumo, desvinculada del amor y del compromiso, con claras raíces en los años sesenta y con la categoría de "nuevos derechos", consagrados en la Conferencia de El Cairo (1994) y de Pekín (1996), está diseñada a la manera y el capricho masculinos.

 En efecto, la mujer está más cerca de lo humano que el hombre. Lo expresaba así Rilke: "La joven y la mujer en su propio desarrollo ni imitarán durante mucho tiempo los hábitos y las modas masculinas, y no ejercerán durante mucho tiempo los oficios masculinos. Una vez terminados estos periodos inciertos de transición, se verá que las mujeres se han entregado a esas mascaradas (a menudo ridículas) sólo para purificar su naturaleza de las influencias deformadoras del otro sexo. La mujer, que vive una vida más espontánea, más fecunda, más confiada, es sin duda más madura y está más cerca de lo humano que el hombre, el macho pretencioso e impaciente que ignora el valor de lo que cree amar porque no tiene contacto con lo profundo, como la mujer, por el fruto pesado de la vida (…)".

 Si es posible todavía un juicio sobre la infidelidad, habrá que hacerlo relativo al engaño y la alienación de la mentira. ¿Por qué suscita odio la verdad?, se preguntaba San Agustín en sus Confesiones. La razón es muy sencilla: el hombre tiende por naturaleza a alegrarse en la verdad. No quiere que sus placeres sean engañosos. Quienes están atados al placer sensible querrían que ese estado correspondiese a la verdad. "Y como no quieren ser engañados, por ello tampoco se dejan convencer de que lo están. Y odian a la verdad por causa de aquello mismo que aman como si fuese la verdad. En ella aman la luz, pero odian ser refutados por ella".

 

 

 

 Roberto Esteban Duque

 


Fuente:

CONSULTEN, OPINEN , ESCRIBAN .
Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en "Responsabilidad Social Empresarial" de la ONU
Diplomado en "Gestión del Conocimiento" de la ONU
Diplomado en Gerencia en Administracion Publica ONU
 
  • PUEDES LEERNOS EN FACEBOOK
 
 
 CEL: 93934521
Santiago- Chile
Soliciten nuestros cursos de capacitación  y consultoría en GERENCIA ADMINISTRACION PUBLICA -LIDERAZGO -  GESTION DEL CONOCIMIENTO - RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL – LOBBY – COACHING EMPRESARIAL-ENERGIAS RENOVABLES   ,  asesorías a nivel nacional e  internacional y están disponibles  para OTEC Y OTIC en Chile

Una alternativa más inclusiva por Carlos Larraín RN

Una alternativa más inclusiva


Carlos Larraín Peña

De un tiempo a esta parte se habla y se escribe sobre propuestas de acuerdo de vida en común que vendrían a resolver la situación de muchos compatriotas. Todas ellas tienen como centro el aspecto afectivo sexual y, por lo mismo, se orientan a esas formas de convivencia, incluyendo la vinculación homosexual. En efecto, las propuestas, a pesar de proclamarse como amplias y realistas, encierran una simplificación de las variadas tendencias asociativas que se dan en la vida desde tiempos muy remotos.

Luego de analizarlo con personas de distinta formación, propongo un esquema de legislación mucho más abarcador que podría originar un Pacto de Vida Solidaria. Este esquema se haría cargo de una serie de situaciones, además de la convivencia entre dos personas, que son bastante comunes:

i) La que supone la perpetuación intergeneracional de arreglos monoparentales: abuelos, hijos y nietos que viven allegados bajo un mismo techo.

ii) La asociación entre dos o más personas solas, viudos, viudas u otros, que posean algunos bienes y que si vivieran en comunidad podrían hacer mejor frente al envejecimiento, compartiendo un techo (" beguinage ").

iii) Asociaciones movidas por razones ideológicas, como por ejemplo las ecologistas, o por los deseos hoy muy activos de conducir en comunidad una vida más simple y más apegada a la naturaleza.

iv) Vinculaciones de base moral o religiosa que buscan un desarrollo alternativo y que no están amparadas por el derecho civil o canónico.

v) Puede incluir opciones actualmente presentes, y que tienen que ver con posturas, etnias, tribus urbanas, maneras de relacionarse, vestimentas, códigos particulares que se remontan a épocas en que había asociaciones tipo clanes.

Lo aquí propuesto no vendría a posibilitar formas de relación indeseables que hoy no se den en la realidad, sino que, al contrario, permitiría arreglos que reflejan la libertad asociativa entre personas y el interés de muchos por auxiliarse recíprocamente por los más variados fundamentos.

Podría aumentarse el número de aplicaciones, pero, al menos, puede sacarse a colación el caso de la colonia tolstoiana de Fernando Santiván y D'Halmar (comienzos del siglo XX) y que quería imitar formas de vida colectiva en torno a la tierra y lo que producía. Cito lo anterior para demostrar que lo que se propone no es irreal, para no mencionar las misiones jesuitas en Argentina o en Paraguay, los kibutz de otras latitudes o las comunidades indígenas de Ciro Alegría. En todos estos casos y en otros que vendrán existe la misma materia de la que hacerse cargo: una asociación no reconocida por la ley, que tiene efectos patrimoniales, derechos y obligaciones, y que puede generar injusticias al producirse su término. Ante esta realidad, ¿debemos centrarnos fragmentariamente en el tema de la precariedad de ciertas uniones?

Las propuestas de un acuerdo de vida en común que se barajan tienen la desventaja de crear una institución cuasi conyugal que sin embargo no tiene la dignidad anexa a la institución del matrimonio, como no podía sino ser, ya que a la sociedad le interesa el fomento de la familia de base matrimonial, factor que permea el derecho. Pero el propósito de este artículo no es buscar las debilidades de lo que se ha propuesto, que son muchas, sino que las de las personas que hoy viven en situaciones de hecho, y lo hacen muchas veces precisamente porque desean la informalidad. Ésta suele tener encantos y ventajas que se avienen con la psicología actual. Ninguna de las propuestas vigentes va a obligar a ninguna de las que hoy día constituyen parejas de hecho a regularizar retroactivamente su situación, aunque más no sea por la complejidad de la fórmula propuesta.

En cambio, lo que aquí se expone viene a reconocer que a las expresiones legítimas de la asociatividad humana debe dárseles un cauce respetuoso de la libertad sin atender sólo a su contenido afectivo o sexual, sino porque emanan de la autonomía personal. Así, quienes concurran a la celebración de un compromiso de poner sueños, trabajo y bienes en común para procurar sostenerse mutua y solidariamente y vivir juntos tendrán la respetabilidad que otorga el derecho positivo a una cierta forma de relacionarse. Desde luego que lo que se propone conllevará compromisos de los partícipes que deberán hacer contribuciones a la forma de cooperación que se cree; es decir, habrá derechos y deberes. Este Pacto de Vida Solidaria sería una forma de comunidad sobre bienes que nacería por la vía contractual, incluiría normas sobre disposición de los bienes, fueran muebles o inmuebles, sobre solidaridad pasiva y formas de repartir el producto de la colaboración en pro de la vida comunitaria y alguna norma de tipo sucesorio que flexibilice la cuarta de mejoras. Todo lo anterior sin afectar las instituciones de los alimentos que por ley se deben y las legítimas, tan importantes en nuestra ley, para proteger a la descendencia y a la cónyuge.

Sin embargo, un mínimo de honestidad intelectual obliga a reiterar que ninguna de las fórmulas en discusión logrará el efecto de dar amparo a la conviviente, madre soltera, que difícilmente podrá conducir a su pareja a una notaría a celebrar un contrato que la proteja en su precaria situación. Esgrimir lo contrario, es poco serio.


Fuente:

CONSULTEN, OPINEN , ESCRIBAN .
Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en "Responsabilidad Social Empresarial" de la ONU
Diplomado en "Gestión del Conocimiento" de la ONU
Diplomado en Gerencia en Administracion Publica ONU
 
  • PUEDES LEERNOS EN FACEBOOK
 
 
 CEL: 93934521
Santiago- Chile
Soliciten nuestros cursos de capacitación  y consultoría en GERENCIA ADMINISTRACION PUBLICA -LIDERAZGO -  GESTION DEL CONOCIMIENTO - RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL – LOBBY – COACHING EMPRESARIAL-ENERGIAS RENOVABLES   ,  asesorías a nivel nacional e  internacional y están disponibles  para OTEC Y OTIC en Chile

Presiones ciudadanas por mayores regulaciones

Ante la irresponsabilidad social empresarial: Regular o no regular, he ahí el dilema

No obstante que las agitadas aguas del caso La Polar comienzan a suavizar sus ondas más superficiales...



No obstante que las agitadas aguas del caso La Polar comienzan a suavizar sus ondas más superficiales, se intuye que las turbulencias más profundas permanecerán por mucho tiempo, emergiendo de tanto en tanto, activando la discusión y la polémica. Uno de esos muchos flancos que prometen dar que hablar guarda relación con la pregunta de si el sector retail, y en particular por su altísima connotación financiera, requiere de una revisión de las normas e instituciones que enmarcan su operación, de modo de, primero, identificar si las barreras de contención presentan algún grado de porosidad y, segundo, si independiente de aquello, de todas formas hacen falta actualizaciones normativas que brinden la seguridad de que hechos como los de La Polar no se reproducirán.

Los máximos dirigentes del sector Comercio, en el cumplimiento de su rol gremial, han dicho que no hace falta "ni media ley más", observación previsible, pero que la autoridad probablemente sólo usará como un insumo más a sus análisis. Al sector comercio habría que concederle que las regulaciones elaboradas al calor de los escándalos probablemente resultarán contraproducentes y costosas para una de las actividades más vanguardistas del país. Con todo, eso no significa que la autoridad no deba hacer el trabajo de revisar las defensas que se ha dado el marco legal, en especial por los alcances públicos que ha tenido este caso.

El punto de fondo es que ese esfuerzo de evaluación en ningún escenario debe dar paso a decisiones de regulación apresuradas o para la galería, para lo cual el diálogo entre los actores involucrados y la observación de la experiencia internacional serán clave.


Fuente:

CONSULTEN, OPINEN , ESCRIBAN .
Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en "Responsabilidad Social Empresarial" de la ONU
Diplomado en "Gestión del Conocimiento" de la ONU
Diplomado en Gerencia en Administracion Publica ONU
 
  • PUEDES LEERNOS EN FACEBOOK
 
 
 CEL: 93934521
Santiago- Chile
Soliciten nuestros cursos de capacitación  y consultoría en GERENCIA ADMINISTRACION PUBLICA -LIDERAZGO -  GESTION DEL CONOCIMIENTO - RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL – LOBBY – COACHING EMPRESARIAL-ENERGIAS RENOVABLES   ,  asesorías a nivel nacional e  internacional y están disponibles  para OTEC Y OTIC en Chile

SAIEH UN EMPRESARIO QUE CEE EN LA POLAR.

 

Entrevista al empresario Álvaro Saieh

"Integrar La Polar con SMU puede ser beneficioso para todos, pero es muy prematuro proyectarlo"

Decidió entrar a La Polar hace unas dos semanas, convirtiéndose en su principal accionista individual. En entrevista con DF, Álvaro Saieh cuenta las razones de su apuesta y sus expectativas.

 

POR SANDRA BURGOS
 DF

Desde antes que se conociera el escándalo financiero de La Polar, el mercado apostaba que de un momento a otro un grupo empresarial ingresaría a la propiedad de multitienda. Dentro de los nombres que se mencionaban, destacaban Luksic y Saieh.

Pero no sólo ese rumor los unía, sino también el hecho de que en los últimos años, han sido estos grupos los que han estado moviendo las fichas del mapa económico chileno, expandiendo sus empresas, ingresando a nuevos nichos de mercado y compitiendo por las mismas compañías. Hace unos meses fue Shell, hace unas semanas ING (donde Saieh sigue en carrera) y ahora La Polar donde el controlador de Corpgroup, Copesa y SMU, hizo una tremenda y arriesgada apuesta.
-¿Cuándo decide ingresar a la propiedad de La Polar?
-El grupo siempre está evaluando oportunidades y cómo aprovechar nuestras fortalezas para crear valor. Cuando se comenzaron a conocer públicamente los problemas internos de La Polar, evaluamos los antecedentes, el complejo escenario que se estaba generando y los riesgos que en esas condiciones implicaba adquirir una participación, y nos dimos cuenta que había mucho valor en ella. Dimos el paso y ahora con el entusiasmo con el que hemos enfrentado otros grandes desafíos y la experiencia que tenemos en este sector, esperamos junto a los demás actores contribuir desde la posición de accionistas al reposicionamiento de la compañía.

Este es un caso que en lo personal me ha impactado mucho. Más allá de los diferentes análisis comerciales que puedan hacerse de la empresa, considero que no es irrelevante para el país cómo se maneje este proceso de reorganización, pues está en juego la fe pública, la confianza y credibilidad de las instituciones y de un sistema crediticio que por años le ha permitido a miles de chilenos de clase media y escasos recursos, acceder a bienes y servicios que les han facilitado mejorar su calidad de vida.

Todo el enorme esfuerzo que ha significado construir esto, no puede venirse al suelo por un hecho grave, donde se han detectado irregularidades que han perjudicado a trabajadores, proveedores, clientes y acreedores.

-¿Por qué hoy es atractiva La Polar para usted?
-Tiene interés en sí misma como empresa, pero ese interés es mayor para Corpgroup porque creo que tenemos fortalezas con las que podemos contribuir, desde la posición de accionistas, a revertir la delicada situación por la que hoy atraviesa y reposicionarla con fuerza en la industria del retail, para que resurja como un actor relevante.

Nosotros hemos procurado ser muy responsables y prudentes en nuestras políticas de la expansión del crédito y la experiencia nos ha demostrado que es fundamental mantener un equilibrio entre esa expansión y el seguimiento de la capacidad de pago de las personas.

-¿Cuándo se podría definir un pacto controlador de La Polar, que incluya a Corpgroup y a los fondos que representa Celfin?
Nuestro mandato a Celfin fue muy claro, preciso y acotado: organizar la adquisición de títulos que nos permitiera tener una posición accionaria relevante en La Polar, y apoyar desde la calidad de accionistas la generación de un directorio de excelencia. No existe ni se ha conversado la posibilidad de suscribir un pacto controlador, como tampoco de acuerdos de actuación conjunta con otros accionistas.

Vamos a seguir con atención el proceso que viene y es evidente que estaremos atentos a los escenarios que se presenten en el futuro. Creo que hay mucho trabajo para alcanzar el primer objetivo y lo demás sólo se podrá empezar a visualizar cuando se vaya aclarando el panorama.

-¿Qué porcentaje de la propiedad quiere llegar a tener?
-En esto resulta esencial que se vaya conociendo toda la información sobre las operaciones de la empresa, la que todavía es muy confusa y no permite evaluar pasos adicionales. Más adelante consideraremos si existen las condiciones para adquirir una participación accionaria mayor. Lo importante es que esa mayor participación tenga un sentido y eso está íntimamente ligado al posicionamiento de la compañía y a la recuperación de la confianza de los clientes y acreedores. Queremos ser parte de la solución y no de los problemas de La Polar.

-¿Cuánto invirtió Corpgroup en el 10% de La Polar? Y ¿en cuánto tiempo lo concretó?
-En términos gruesos, hemos invertido del orden de los US$ 50 millones. Las compras comenzaron hace aproximadamente dos semanas.

-¿Ya tomaron contacto con César Barros?
-Yo no he tomado contacto con César Barros, porque me parece importante mantener desde un principio una sana separación de las cosas.

La tarea ahora es que la junta de accionistas elija un directorio compuesto por integrantes de alto prestigio, que recuperen la credibilidad en la administración, que tengan experiencia en materia financiera y comercial, y que, por supuesto, estén dispuestos a enfrentar un proceso que sabemos no va a ser fácil. Conformado ese directorio, tendrá un rol fundamental en la selección y nominación de un equipo gerencial consistente con ese objetivo.

-La Polar es una empresa con un alto nivel de pasivos, donde los bancos están expectantes y quieren poner un veedor en la compañía, ¿tomará contacto con ellos?
-Comparto que estén "preocupados" más que "expectantes". Y es la misma preocupación que deben tener los accionistas –para qué decir las AFP-, los clientes, proveedores y los trabajadores.

La nueva administración y el directorio de La Polar van a tener que presentar en el corto plazo un plan para superar la crisis, y también los lineamientos del proyecto para una nueva etapa donde La Polar comience a proyectar su desarrollo y busque generar beneficios en forma sustentable.

En el caso de los bancos, quien debe tomar contacto con ellos es la nueva administración y el directorio. En todo caso, resulta gratificante recibir llamados de muchas personas y escuchar declaraciones de personeros importantes del sector que expresan su satisfacción y tranquilidad por nuestro ingreso como accionistas. Lo anterior lo hemos interpretado como una buena señal que aporta tranquilidad.

-Desde su mirada de banquero y accionista de La Polar, ¿cómo se salva a una empresa como ésta?
-Por la información que hemos conocido, la que le repito es aún confusa e insuficiente, los problemas más graves de La Polar son de dos tipos: uno estructural respecto a la forma como enfrentó el negocio del crédito y otro corporativo sobre la forma como se llevaba a cabo la administración.

Creo que respecto al negocio del crédito, La Polar vivió este último tiempo en base a una estrategia que consistía en expandir el crédito en forma indiscriminada, sin atender suficientemente a la capacidad de pago de las personas o a su riesgo.

Esta expansión derivó en elevadas tasas de interés y en las denominadas "repactaciones" unilaterales. Hay aquí un problema grave, porque este proceso lleva a un círculo vicioso, donde los créditos otorgados a deudores con riesgo excesivo son cubiertos con altas tasas de interés que imponen una carga desmesurada a los demás deudores que, a tasas razonables, pagarían normalmente, pero que a este costo se transforman en malos deudores. Esto deterioró la cartera y generó una situación inviable.

El otro problema fue que hubo un sistema que permitió que se afectaran gravemente los derechos de los consumidores y las leyes sobre la información que se debe proporcionar al mercado. No sabemos todavía hasta qué nivel llegaban las malas prácticas y será tarea de los fiscalizadores y la Justicia aclarar este y otros aspectos y hacer efectiva las responsabilidades.

-¿Cómo se soluciona la crisis de La Polar?
-No existen soluciones mágicas, sólo aproximaciones que podremos confirmar cuando dispongamos de todos los antecedentes. En todo caso veo necesario transitar por varias etapas: la primera, como le he dicho, es un cambio de administración y de directorio que permita generar confianza y credibilidad en la empresa. La segunda, es proponer en el corto plazo un plan para enfrentar la crisis y lograr el apoyo y concurso de todos los involucrados. Todo esto resulta fundamental a la hora de atraer los aportes de capital que pueda requerir la empresa. Y la tercera, es un plan de desarrollo que considere un modelo de crédito sustentable, que le permita utilizar adecuadamente su base de clientes para lograr beneficios en forma estable. Nada será fácil, pero estoy seguro que si todos los involucrados actuamos con la misma disposición será posible.

-¿Cuáles son las sinergias que se logran con las otras inversiones en retail del grupo?
-En nuestro grupo hemos adquirido durante los últimos años una experiencia valiosa en llevar adelante procesos de reorganización de compañías presentes en el sector del retail, que nos ha permitido generar valor con la incorporación de equipos de profesionales con alto grado de preparación y experiencia en la industria.

Hoy, tras sólo tres años de trabajo estamos comenzando a percibir los frutos en SMU. Trabajamos con mucho profesionalismo, humildad y perseverancia cuando muchos nos decían que teníamos que partir por cambiar el nombre de Unimarc porque era imposible que esa marca pudiera recuperar su valor. Hoy, su nombre es un activo valioso. Espero que en algún tiempo más la marca de La Polar que hoy para muchos puede ser sinónimo de abuso y falta de transparencia, se constituya en una marca reconocida.

-¿Cuánto valor le puede aportar a SMU tener un retail integrado con La Polar?
-Puede aportar mucho valor si en conjunto somos capaces de replicar otros proyectos exitosos que hemos liderado, pero dependemos de muchos factores, muchos de los cuales probablemente aún no conocemos.

Le doy un ejemplo del valor que se puede agregar. Nosotros hemos seguido de cerca la evolución del crédito del retail y hemos establecido criterios muy estrictos en la materia. Nadie sabe que hace más de un año y medio creamos una sociedad filial sujeta a la supervisión de la SBIF para la administración de la tarjeta de crédito de Unimarc, de manera que ese giro quedara sujeto a las normas más exigentes de las tarjetas abiertas, porque nos parece que debe existir en esta materia una fiscalización estricta y transparente.

Sobre la posibilidad de integrar La Polar con SMU me parece que puede ser interesante y beneficioso para todos, pero es muy prematuro proyectarse a ese nivel en un escenario tan complejo como el actual. Cada cosa a su tiempo.

-Las AFP pusieron varias condiciones para que se materialice el aumento de capital, una de ellas es congelar los planes de expansión y crecimiento de la firma. Con La Polar como está, con sólo una apertura en Colombia, ¿le parece bien?
-La decisión de "un, dos, tres, momia es" de las AFP me pareció oportuna y apropiada. Creo que en el orden de las preocupaciones que se debe tener hoy, el primer lugar lo tienen los trabajadores. A ellos hay que darles tranquilidad. En segundo lugar, es prioritario cuidar las inversiones de los fondos de pensiones en La Polar. Esa es una obligación privativa de las administradoras, que las obliga a extremar la prudencia en las decisiones que deberán adoptar respecto de la compañía. Hoy hablar de expansión no tiene mucho sentido.

-¿Cómo ve como empresario, lo que sucedió al interior de La Polar, tanto a nivel gerencial como directivo?
-Todo lo que se ha conocido en La Polar me ha golpeado y lo estimo gravísimo. Creo en Chile, en su gente y sus instituciones. Aprendí desde muy pequeño, tras el mostrador del pequeño local que tenían mis padres en Talca, lo importante de la confianza en una relación comercial. Es verdad que los tiempos han cambiado y que en aquella época no existían tarjetas, sino una libreta. Pero pese a que vivíamos en un país distinto, no me explico por qué pueden ocurrir cosas como las que hemos visto, cuando los conceptos de "confianza", "respeto" y "buena fe" siguen significando lo mismo. Eso, más allá del negocio mismo que es muy incierto, nos impulsó a ayudar en esta crisis.

-¿Quiénes son los culpables de la crisis? ¿Ejecutivos, la auditora, los directores, la regulación....?
-Creo que todos tienen su grado de culpa, pero serán los tribunales y los fiscalizadores quienes deberán determinar lo ocurrido y sus responsabilidades con precisión.

Hay que sacar lecciones además en materia de las reglas que deben existir en un mercado tan dinámico y complejo como el que tenemos hoy en Chile. Por ejemplo, no es posible que una tarea tan relevante y delicada como la revisión de los procedimientos de evaluación de riesgo y de la cartera de deudores, sea realizado por auditores que tienen una relación estrecha con la administración.

Además, cuando se discuten reformas a regulaciones como la existencia de información de endeudamiento es indispensable que quienes participan en el diseño y en la discusión de las normas tengan conocimiento del funcionamiento práctico del sistema.

Y cuando se demoniza en el debate la presencia de los controladores en las empresas, se reconozca que cuando existe un dueño claro es más difícil que ocurran estas cosas, porque obviamente habrá una supervisión más exigente de la administración.

-¿Afectará esto el futuro del retail?
-A mí me preocupan mucho las señales que se den al público en un caso de este impacto público. Por eso, habiendo tanta gente perjudicada, es necesario que se determinen con claridad los responsables.

Pero también hay que tener cuidado en no generar una peligrosa idea de que no pagar es una conducta legítima. La cultura del pago oportuno de las obligaciones es parte de lo que hace a un país serio y próspero. Y por eso, es muy dañino que se hayan realizado esa repactaciones sin la voluntad de los deudores. Pero no hay que olvidar que esa una vez establecidas las condiciones justas, esas personas deben pagar sus deudas.

Por la misma razón, creo que los que pagaron oportunamente no pueden recibir un trato desfavorable respecto de los que no lo hicieron.

-¿Es sustentable que se mantenga el actual directorio o parte de él?
-Esta es una decisión que le corresponderá a la próxima junta. Sin embargo, en mi opinión hay que hacer una separación clara entre los que integraron el directorio mientras estos hechos se produjeron, de quienes se incorporaron recientemente y probablemente han tenido oportunidades limitadas de ejercer sus funciones y detectar lo que estaba ocurriendo. De hecho, es en este último período cuando se conocen las irregularidades.

-Finalmente, ¿qué le parecen las declaraciones de Horst Paulmann indicando que La Polar para él valía cero pesos?
-Todos tienen el derecho a opinar lo que quieran, como es natural. En todo caso, está claro que yo no comparto la opinión que usted cita y eso se desprende de nuestra decisión de adquirir una participación. En los pocos días que han transcurrido desde que estalló el escándalo hemos visto cómo sus más de 8 mil trabajadores han exhibido una entrega y seriedad excepcionales, que valen mucho. Hemos visto que los clientes han seguido acudiendo a las tiendas, lo que demuestra que hay confianza y prestigio afectado pero que se puede recuperar. Hemos visto que los proveedores y los acreedores han mostrado buena disposición para la continuidad de la compañía. Todo eso en mi opinión no vale cero y con el esfuerzo de todos esto debe salir adelante y terminar en buena forma.


Fuente:DF

CONSULTEN, OPINEN , ESCRIBAN .
Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en "Responsabilidad Social Empresarial" de la ONU
Diplomado en "Gestión del Conocimiento" de la ONU
Diplomado en Gerencia en Administracion Publica ONU
 
  • PUEDES LEERNOS EN FACEBOOK
 
 
 CEL: 93934521
Santiago- Chile
Soliciten nuestros cursos de capacitación  y consultoría en GERENCIA ADMINISTRACION PUBLICA -LIDERAZGO -  GESTION DEL CONOCIMIENTO - RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL – LOBBY – COACHING EMPRESARIAL-ENERGIAS RENOVABLES   ,  asesorías a nivel nacional e  internacional y están disponibles  para OTEC Y OTIC en Chile